Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí.
ORIGINALES VS RÉPLICAS
Comparte esta entrada

ORIGINALES VS RÉPLICAS

Poco a poco el mobiliario clásico del siglo XX y en especial sus piezas más representativas e icónicas han ido adquiriendo una popularidad hasta ahora desconocida.

Esta popularidad está siendo aprovechada por empresas que fabrican réplicas bajo el paraguas de “diseño inspirado en” o “reproducción”… Bien, vamos a llamarlas por su nombre: Falsificaciones.

Yo jamás compraría un bolso que pusiera Louis Vuitton, Prada o un reloj que pusiera Rolex si no fuera auténtico. Pero con los bolsos y los relojes es más sencillo identificar una copia. Lo sabemos principalmente por su precio, si un bolso que cuesta 6.000, nos lo intentan vender por 500, está claro que algo no encaja, por otro lado el lugar donde se vende nos da una idea de qué estamos comprando: no es igual ir a una joyería que a la trastienda de una relojería en un barrio chino de cualquier ciudad, esto está claro.

Pero, ¿Que pasa con el mobiliario? Es mucho más difícil esconder un sofá o una butaca que un bolso por tanto aquellos que venden falsificaciones no lo suelen hacer en tiendas al uso. Mucho más populares son las tiendas on line. Aquí viene el gran engaño porque las fotos que utilizan para vender sus falsificaciones corresponden a piezas originales y así es muy complicado reconocer el cambio.

Algunas firmas que producen los originales como Cassina, ya incluyen en su página web datos que pueden ayudarnos a distinguir un original de una copia.

Pero si los que intentan vendernos la falsa, nos mandan foto de una original ¿Como sabemos qué estamos comprando?

En Naharro no nos gustan las copias y sólo vendemos piezas originales. Si encuentras el mismo artículo en otra web 3 o 4 veces más barato, obviamente es una falsificación. La calidad del producto ofertado nunca será como el original, por lo que la compra siempre acabará saliendo cara.

Nosotros solo distribuimos piezas originales, protegidas por las leyes de propiedad intelectual. Para cada una de estas piezas sólo existe un fabricante autorizado que tiene los derechos de producción sobre el mismo y para el que Naharro es distribuidor oficial autorizado.